Mary Francell, Atlanta, Georgia, EE UU
Traducido por Amaranta Avendaño, Buenos Aires, Argentina

En los últimos años, se ha producido un interés generalizado en la función de las bacterias beneficiosas en el tracto intestinal y en todo el cuerpo humano. Se cree que los microbios comensales (la microflora normal en las superficies de nuestro cuerpo) están involucrados en todo, desde la regulación de la función inmune a la secreción de neurotransmisores. Los bebés obtienen estos microbios principalmente de sus madres—y el amamantamiento desempeña un papel importante en su colonización.

La leche materna influye en la microflora

Las poblaciones intestinales infantiles están sujetas a muchos cambios basados en la historia de vida, genética, uso de antibióticos, dietas ancestrales, tipo de nacimiento y más. Algunas investigaciones han sugerido que la obesidad o el estrés en una madre, o incluso el sexo del bebé, pueden influir en la composición microbiana de la leche humana. La localización geográfica es también bastante significativa, por ejemplo, las comunidades de subsistencia (que dependen de los recursos naturales) tienden a poseer una variedad más amplia de bacterias intestinales, en comparación con las sociedades occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas (WEIRD: Western Educated Industrialized Rich and Democratic societies). Sin embargo, la influencia más importante en el tipo de microorganismos en nuestra piel o en nuestros cuerpos parece depender de si un bebé recibe o no alguna otra cosa que leche materna.

El microbioma de un bebé (los microorganismos en su cuerpo) se forma a partir de varias fuentes: contacto piel con piel, paso a través del canal de parto y bacterias adquiridas en el útero. Pero una porción significativa proviene de la leche materna, cuando las bacterias intestinales maternas migran a las glándulas mamarias y son ingeridas por el bebé. Estos microorganismos dirigidos a la leche (MOMs-milk oriented microbes), particularmente Bifidobacterium longum infantis (B. infantis), se alimentan de otro componente notable de la leche materna: los oligosacáridos de la leche humana (HMOs-human milk oligosaccharides).

Oligosacáridos de la leche humana (HMOs)

Hay aproximadamente de 400 a 1000 diferentes tipos de HMOs y cada madre produce su propia huella digital de aproximadamente 50 de estos tipos. Aunque los HMOs constituyen el tercer componente más grande de la leche humana, los bebés no pueden digerir estas complejas moléculas de azúcar. Los HMO pasan a través del tracto digestivo, donde no sólo alimentan a los MOM, sino que, también, ayudan a capturar e inactivar las bacterias patógenas (bacterias que causan infecciones). Se cree que esta capacidad de unión es una de las razones por las cuales el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) no se transmite fácilmente a través de la leche materna. Además, B. infantis digiere los HMO mucho mejor que otros organismos beneficiosos, y en el proceso libera ácidos grasos de cadena corta, que alimentan el revestimiento intestinal del infante, y ácido siálico, que promueve el rápido crecimiento del cerebro.

Mejor salud y desarrollo

En la conferencia de la Asociación Internacional de Consultores de Lactancia de 2016, la antropóloga Dra. Katie Hinde contó que la preponderancia de bacterias bífidas del tipo “amamantado” en el intestino del bebé, especialmente B. infantis, está asociada con mejores resultados en la salud y desarrollo, incluyendo mejorar la función inmune y disminuir la incidencia de enterocolitis necrotizante (una enfermedad intestinal grave) en neonatos prematuros. Otra de las maneras fascinantes en que los microbios pueden estar implicados en una inmunidad mejorada es a través de la interacción de la leche humana y la saliva infantil (pero no la del adulto). Esta combinación produce una forma de peróxido de hidrógeno que destruye las bacterias patógenas, mientras que al mismo tiempo proporciona nucleósidos y nucleobases (bloques de construcción de material genético) para nutrir a los organismos beneficiosos. La Dra. Hinde y otros investigadores incluso han teorizado que algunos MOM pueden secretar neurotransmisores específicos (mensajeros químicos) para ayudar a regular el comportamiento en los bebés, posiblemente llevando a un mejor crecimiento a través de la conservación de la energía.

Ahora podemos agregar beneficios probióticos y prebióticos a la larga lista de atributos sorprendentes de la leche humana. Para obtener más información fascinante sobre la composición y la función de la leche materna, visite el blog de la Dra. Hinde “Mammals Suck…Milk!” en http://mammalssuck.blogspot.com/?view=magazine.

Referencias
Al-Shehri, Saad S. et al. “Breastmilk-Saliva Interactions Boost Innate Immunity by Regulating the Oral Microbiome in Early Infancy.” Ed. Luis Eduardo Soares Netto. PLoS ONE 10.9 (2015): e0135047. PMC. Web. 1 Nov. 2016.
Ardythe L. Morrow, Guillermo M. Ruiz-Palacios, Xi Jiang, and David S. Newburg
Human-Milk Glycans That Inhibit Pathogen Binding Protect Breast-feeding Infants against Infectious DiarrheaJ. Nutr. 2005 135: 5 1304-1307
Armanian, Amir-Mohammad et al. “The Effect of Neutral Oligosaccharides on Fecal Microbiota in Premature Infants Fed Exclusively with Breast Milk: A Randomized Clinical Trial.” Journal of Research in Pharmacy Practice 5.1 (2016): 27–34. PMC. Web. 2 Nov. 2016.
Bentley, Jason P. et al. “Gestational Age, Mode of Birth and Breastmilk Feeding All Influence Acute Early Childhood Gastroenteritis: A Record-Linkage Cohort Study.” BMC Pediatrics 16 (2016): 55. PMC. Web. 1 Nov. 2016.
Bode, Lars et al. “Human Milk Oligosaccharide Concentration and Risk of Postnatal Transmission of HIV through Breastfeeding.” The American Journal of Clinical Nutrition 96.4 (2012): 831–839. PMC. Web. 3 Nov. 2016.
Cary R. Allen-Blevins, David A. Sela, and Katie Hinde Milk bioactives may manipulate microbes to mediate parent–offspring conflictEMPH (2015) 2015: 106-121 doi:10.1093/emph/eov007 first published online April 2, 2015
Cong, Xiaomei et al. “Gut Microbiome Developmental Patterns in Early Life of Preterm Infants: Impacts of Feeding and Gender.” Ed. Francesco Cappello.PLoS ONE 11.4 (2016): e0152751. PMC. Web. 3 Nov. 2016.
Kumar Himanshu, du Toit Elloise, Kulkarni Amruta, Aakko Juhani, Linderborg Kaisa M., Zhang Yumei, Nicol Mark P., Isolauri Erika, Yang Baoru, Collado Maria C., Salminen Seppo. “Distinct Patterns in Human Milk Microbiota and Fatty Acid Profiles Across Specific Geographic Locations.” Frontiers in Microbiology, vol. 7, 2016. http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fmicb.2016.01619
Mueller, Noel T. et al. “The Infant Microbiome Development: Mom Matters.”Trends in molecular medicine 21.2 (2015): 109–117. PMC. Web. 3 Nov. 2016.
Obregon-Tito, Alexandra J. et al. “Subsistence Strategies in Traditional Societies Distinguish Gut Microbiomes.” Nature Communications 6 (2015): 6505. PMC. Web. 3 Nov. 2016.
Pacheco, Alline R. et al. “The Impact of the Milk Glycobiome on the Neonate Gut Microbiota.” Annual review of animal biosciences 3 (2015): 419–445. PMC. Web. 3 Nov. 2016.
Romano-Keeler, Joann, and Jörn-Hendrik Weitkamp. “Maternal Influences on Fetal Microbial Colonization and Immune Development.” Pediatric research77.0 (2015): 189–195. PMC. Web. 2 Nov. 2016.
Smilowitz, Jennifer T. et al. “Breast Milk Oligosaccharides: Structure-Function Relationships in the Neonate.” Annual review of nutrition 34 (2014): 143–169.PMC. Web. 2 Nov. 2016.
Underwood, Mark A. et al. “Bifidobacterium Longum Subspecies infantis: Champion Colonizer of the Infant Gut.” Pediatric research 77.0 (2015): 229–235. PMC. Web. 3 Nov. 2016.
Yong, Ed. Breast-feeding the Microbiome. The New Yorker. July 22, 2016. http://www.newyorker.com/tech/elements/breast-feeding-the-microbiome
María Francell y su marido Howard son los padres de tres hijos amamantados de 24, 20 y 17 años. Ha sido Líder de LLL desde hace más de 20 años y actualmente es Enlace Profesional de Área para LLL Georgia, EE UU, y editor colaborador de Leader Today. Como Consultora Certificada en Lactancia Materna, Mary trabaja a tiempo parcial en un consultorio pediátrico y también ve pacientes en su práctica privada de lactancia en Atlanta, Georgia, EE UU.
Print Friendly